Escuela de la sierra de Jalisco, entre las mejores de México

A pesar de estar muy lejos de las escuelas más espectaculares por la forma de su edificio o su ubicación, enclavada en la sierra de Jalisco, de contar con solo dos maestros y 27 alumnos en los seis grados de primaria, la escuela Lázaro Cárdenas, de Colotlán, está clasificada en el sitio 12 dentro de las 100 mejores escuelas de todo el país.

Una escuela primaria del Norte de Jalisco da muestra de la calidad que se puede lograr con el compromiso de maestros, padres de familia y alumnos. FOTO Francisco Vázquez / La Gaceta

El maestro Rafael, que lleva 14 años laborando en esta primaria rural, es humilde cuando se le pregunta sobre los buenos resultados. “El éxito es de todos”,  dice en una sabrosa crónica del blog Colotleca y que también recopila la voz de la otra maestra, María del Refugio, que habla de la importancia del papel de los papás.

De este loable resultado también da cuenta un artículo de la Gaceta de la Universidad de Guadalajara, que relata las condiciones del lugar: “Mesa de Flores es un pueblo conocido por los pescados: los comen y en ciertas temporadas los venden en Colotlán. Y esta actividad, la  de pescar, es ya cotidiana para estos alumnos que ahora tengo enfrente dentro de un salón de clases.

“(A los niños) les gusta su rancho, y no les falta razón: están al pie de una hermosa barranca, tienen un río, pitayas, orégano y suficiente agua”.

Entre maestros y alumnos el ánimo es entusiasta, pero dista mucho de la presunción, a pesar de poner el ejemplo para muchos planteles urbanos en donde los recursos económicos se encaminan a otros fines y a otros estudiantes que teniendo condiciones más favorables para obtener buenos resultados.

RESULTADOS PRUEBA ENLACE

Anuncios

Como para la noche antes del examen

Todos los que hemos pasado por un salón de clases nos hemos encontrado en algún  momento hartos de tanto estudiar que nos preguntamos si es mejor dejar de repasar las lecciones y dejarle todo el paquete al destino.

A pesar de que no conozco a alguien que el truco de dormir con un libro abierto en la cabeza, parece que la opción de dejar de estudiar para dar paso al sueño no estaría tan equivocada.

Un estudio de la Universidad alemana de Lübeck demuestra que si el cerebro descansa después de estudiar por algunas horas, es más probable que almacene los conocimientos para recordarlos a largo plazo.

Es decir, que nuestras horas frente a los apuntes valdrán más la pena y no sólo serán aprendizaje “de machetito” que después del examen no sepamos para qué nos sirve.

Los investigadores aplicaron pruebas a 191 personas, que debían memorizar palabras y posición de algunos objetos. Luego la mitad del grupo fue a dormir, mientras los otros no lo hicieron. Sólo a algunos les enteraron que después se les haría una prueba sobre lo aprendido.

 

“Los resultados de aquellos que durmieron y fueron advertidos de que serían sometidos a un test fueron mejores que los que aquellos que habían dormido pero no sabían que harían una prueba”, detalla una nota de la agencia Efe.

 

Tras analizar los resultados, los experimentos concluyeron que el cerebro procesa enormes cantidades de información, pero sólo una pequeña parte se almacena por más tiempo y para esto se requiere una fase de descanso y saber de antemano que eso que aprendimos tendrá alguna utilidad en el futuro.

En el caso de los estudiantes, la utilidad es clara: pasar la materia. Así que si llegas a este blog en medio de “un ratito de distracción” mientras estudias para un examen, mejor decídete a darle una última repasada al acordeón y ve a dormir.

CLIC AQUÍ para ver un resumen (en inglés) de los estudios de la Universidad de Lübeck.

Estadísticas del sitio

  • 3,757 personas buscan motivos para sonreír