Nació en EU, hizo carrera en Viena y ahora enseña en la Tarahumara

image

Flto: El Universal - Yadín Xolalpa

Como no dedicarle una desempolvada de este blog a Romayne Wheleer, si él ha decidido dedicar su vida a compartir sus conocimientos con los Rarámuris.

El reportaje “Deja Viena para enseñar en la Sierra Tarahumara” de Luis Fierro, de El Universal, no necesita mucha explicación (sólo den clic) y me ha regalado un nuevo integrante de mis personas admiradas del mundo y la inspiración para ser y hacer más por los demás.

Venir aquí fue como volver al inicio de la vida donde el individuo tiene el valor de aportar a los demás

Anuncios

¿Cuándo se aplaude en la música clásica?

A través de la página de Facebook de la Orquesta Filarmónica de Jalisco se toman la molestia de explicar a los neófitos sobre el aplauso en las representaciones de música clásica. Algo que en general me parece interesante de ponerle atención y considerarlo para que quienes tengan oportunidad vivan la experiencia de mejor manera. Reproduzco su texto a continuación:

En la época de Mozart, él deseaba que la gente hablara, comiera, aplaudiera o jugara a las cartas durante la interpretación de su música siempre que les apeteciera. Esta tradición ha cambiado. Ahora reconocemos que la obra de un compositor funciona como una historia completa, algo con varios capítulos o “movimientos”.

Hoy se nos pide que aplaudamos cuando la obra completa se termina y no entre los movimientos. Al hacer esto, se permite a los músicos “contar” la historia completa y puede disfrutar de la obra en su conjunto y no por partes. El libro del programa le describirá los movimientos que hay en cada composición.

¿Hay excepciones a esta regla? Por supuesto, el teatro nunca es aburrido. De vez en cuando un solista espectacular se recibe con una ola espontánea de aplausos en medio de una obra y no al final de un movimiento o aria. Esto es más común en la ópera. Además, es habitual, en las representaciones de ópera y orquesta, aplaudir la entrada del director de orquesta, justo antes de la interpretación. Tras la última nota, de a la música un momento de silencio antes de aplaudir y entonces no dude en gritar un “Bravo” si le ha gustado mucho.

Huapango vibrante

En lo personal el Huapango (que en realidad de se llama “Huapango, Sinfonietta para orquesta”) de José Pablo Moncayo, es una de las canciones que más me emocionan y me pueden enchinar la piel.

Este 29 de junio, el compositor nacido en Guadalajara cumpliría 100 años y por ello se organizaron múltiples actividades en todo el país para honrarlo.

En esta entrada, lo recordamos con la interpretación de los guitarristas Gliese 229 (Rosalía León y Angel Losana) y la coreografía de los bailarines contemporáneos Itzel Zavaleta y Saúl Gurrola.

PARA SABER MÁS de José Pablo Moncayo dé clic AQUI 

Estadísticas del sitio

  • 3,757 personas buscan motivos para sonreír