Esta no es una buena noticia…

Esta no es una buena noticia si usted es amante de las historias fantásticas, así que aún está a tiempo de detener la lectura.

***

Si aún sigue leyendo, una de dos, o le ganó el morbo o en verdad ya no se emociona con los cuentos de hadas y personajes similares…

La Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos publicó una noticia determinante, rechaza de una vez por todas que existan las sirenas.

En su sitio oficial publican que no hay ninguna evidencia de que estas criaturas antropoideas (mitad mujer, mitad pez) hayan sido descubiertas. “Sin embargo, no se sabe por qué la mayoría de los marineros cree en ellas. La respuesta nos la pueden dar solo los historiadores, los filósofos y los antropólogos”, dice el artículo.

Días antes, el canal ‘Animal Planet’ emitiera el documental ‘Sirenas’, que prometía presentar “ilustraciones persuasivas de la existencia de las sirenas, de su apariencia, y explicar por qué fueron ocultadas hasta ahora”. La página RT Actualidad, cuenta más detalles de lo dicho por la producción de la película y que pudo ser la gota que derramó el vaso.

Anuncios

Un colibrí comiendo en tu frente por mil 300 pesos

Una estrella fugaz, los últimos rayos del Sol al atardecer o el vuelo de un colibrí, son cosas tan efímeras pero tan disfrutables que algunas personas pagarían por prolongar el gusto.

Un fotógrafo de California, Estados Unidos, no se quedó con las ganas e ideó una máscara con un truco para atraer a los colibríes más cerca que nunca y poder observar cada detalle de la pequeña ave.

Su producto se llama Eye2Eye (Cara a cara, en español *Gracias a @SusyLuris) y consta de un ducto para alimentar a los colibríes con agua azucarada y así mantenerlos cerca por unos minutos más.

“Puedes ver sus pequeñas patas, mirarle a los ojos, ver sus colores. Es realmente mágico. Mi mujer lo probó y me dijo que era como ver un ángel. Estoy de acuerdo”, afirma en un diálogo reproducido por lainformacion.com.

El artefacto, que parece haber sido un éxito a finales de 2010, se vende por Internet a un costo de 79.95 dólares estadounidenses (unos 1,354 pesos mexicanos).

¿Me entiendes?

¿Cuántas lenguas habremos desarrollado para marcar nuestras diferencias a partir de Babel?

¿Cuántas más nos han unido? ¿Cuántas han desaparecido?

¿Cuántos gestos, tonos, gritos, manoteos… seremos capaces de inventarnos en adelante con tal de hacernos entender?

Siguiente Entradas recientes

Estadísticas del sitio

  • 3,833 personas buscan motivos para sonreír